Esculturas y Relieves de Guillermo Pons Pons

El Santo Cristo de Ciutadella (8)

Esta expresiva imagen que suscita la devoción de quienes la contemplan con piedad en una hermosa iglesia barroca de Ciutadella, a mediados del siglo XVII presidía la sala de juntas del gremio de los paraires, o sea de los trabajadores que se ocupaban en preparar la lana de ovejas a fin de que con ella se pudiera hacer tejidos y otras labores. El 14 de marzo de 1661, dos días después d e haber sido llevada en procesión a la lejana iglesia de Santo Joan d’Artruig, implorando el beneficio de la lluvia, se produjo un hecho que conmovió a todo el pueblo: En la imagen, según muchos comprobaron y se testifico bajo juramento, brotó varias veces una especie de sudor que fue recogido en unas telas con las que fue enjugado.

Esta imagen que habían adquirido los obreros del mencionado gremio por su estilo y características debe datarse como de mediados de dicho siglo. Representa a Jesús muerto en la cruz con la cabeza inclinada hacia su lado derecho. La serena expresión de su rostro y la configuración de toda la imagen demuestran la pericia y sensibilidad del desconocido escultor que la talló. Guarda cierta semejanza con el Santo Cristo de la parroquia de Santa Cruz de Palma. La gran devoción de los fieles hacia esta sagrada imagen hizo que en 1667 estuviera ya edificada la iglesia que la custodia.

Don Sebastian Juan Sampol de Palós, muy devoto de esta imagen ante la cual celebró su primera misa, escribía estos versos:

«¡Oh santa Cruz mil veces bendecida,/ en ti se ha consumado, / vertiéndonos la vida, / del amor la locura sin medida!».

Guillermo Pons Pons

PUBLICAT DIA 18 D’AGOST DE 2019